OFICINAS FERNÁNDEZ MOLINA

En este edificio de oficinas, se ha llevado a cabo una rehabilitación integral que producirá ahorros de demanda energética en el nuevo edificio de entre el 30% en potencia calorífica y el 63% en potencia frigorífica. Por ello tiene dentro de la clasificación LEED la categoría oro.

Debido a la problemática de falta de eficiencia energética del edifico original con un planteamiento obsoleto de los sistemas de clima, la baja calidad constructiva y una fachada completamente acristalada, el primer paso que se plantea en la rehabilitación es la modificación de la envolvente del edificio utilizando vidrios de baja emisividad, lamas móviles con control solar pasivo y la integración de un sistema de cubierta ajardinada. Se plantea una recuperación y reutilización de la estructura del edificio, reaprovechando al máximo los recursos disponibles..

El edificio destaca por la renovación completa de las instalaciones planteando la integración de sistemas activos y pasivos de energía solar térmica y geotermia y un sistema de calefacción por suelo radiante. Además se plantea la maximización de la inercia de los forjados.

El edificio incide en la instalación de mecanismos, dispositivos y sensores mediante un sistema domótico para el control automático de la climatización y la iluminación. Además se prevé la implantación del sistema de conductos solares para maximizar la incidencia de luz natural y la reutilización de aguas grises y pluviales

Posee entonces un gran interés como construcción basada en la eficiencia energética. Además uno de los aspectos que plantea el proyecto es la resolución de la accesibilidad completa al edificio y la integración de un sistema de aparcamiento robotizado semiautomático.

Equipo de diseño

Arquitecto: Luis de Pereda

Cliente: Fernández Molina Obras y Servicios SA