CASA DE LAS FLORES

Es uno de los conjuntos más representativos de la modernidad racionalista de los años treinta, que, con profundas raíces en las vanguardias contemporáneas, marca un hito en la concepción de la arquitectura de la ciudad.

Partiendo de una crítica radical al modelo de manzana preconizado por Castro para el ensanche de Madrid, y a su progresiva degradación que atentaba contra los principios higienistas básicos, Zuazo, en colaboración con Miguel Fleischer, plantea, en discrepancia con las ordenanzas municipales vigentes, una reinterpretación alternativa que busca un tipo de vivienda más funcional, ventilada e iluminada.

Planifica así, como derivación del patio de manzana cerrado, un gran patio-jardín abierto – calle interior privada, que, sin embargo, tiene capacidad de incorporarse a la imagen urbana; a ambos lados, y en dirección norte-sur, dispone dos cuerpos edificatorios paralelos de cinco casas cada uno, resolviendo a su vez el bloque con dos alineaciones de viviendas separadas por un amplio patio longitudinal de luces fracturado por núcleos centrales de comunicación, que prefigura el futuro y consagrado bloque en H y genera unidades residenciales de forma regular y luces directas.

El tipo responde al presentado con Jansen en 1930 al Concurso del Ensanche Norte de Madrid, donde se logra el clímax definitivo del urbanismo racionalista madrileño. Los tratamientos exteriores alcanzan elevadas cotas de rigor constructivo, con gran calidad de texturas y rica exhibición de sintaxis del ladrillo visto, apreciándose una minuciosa preocupación por el detalle.

Actividad

La visita guiada por La Casa de Las Flores se realiza junto a la visita al estudio de arquitectura Espegel-Fisac Arquitectos.

Equipo de diseño

Arquitecto: Secundino Zuazo