NAVE DE MOTORES DE PACÍFICO

La Nave de Motores de Pacífico fue construida en entre 1922 y 1923 y empezó a funcionar ese mismo año aunque fué inaugurada en 1924. En su interior están instalados tres impresionantes motores diesel y el resto de la maquinaria (alternadores, transformadores, etc.) que en su momento sirvieron para generar y transformar la energía con la que funcionaban los trenes. Durante la Guerra Civil, y debido a las restricciones llegó a proporcionar energía eléctrica a la ciudad, a través de la compañía Unión Eléctrica Madrileña. Con el paso del tiempo, y a medida que las compañías fueron capaces de asegurar un suministro cada vez más regular, la Central, que en su momento fue la de mayor potencia instalada en España, quedó obsoleta y dejó generar energía en la década de los 50, siendo definitivamente clausurada en 1972.

El edificio, de Antonio Palacios, destaca por la claridad de su concepción, la atención al detalle y la buena ejecución, que caracterizan todo el trabajo de uno de los grandes artífices de la imagen de la ciudad de la primera mitad del siglo XX. Las obras de mantenimiento y conservación que se han acometido, según proyecto del arquitecto Carlos Puente, han devuelto a la nave su aspecto original, tanto exterior como interiormente, y han ido acompañadas de la limpieza y restauración de la maquinaria.

Gracias a estas intervenciones, y con el apoyo de elementos expositivos y museográficos, se recupera para el público la central tal como fue concebida.

Equipo de diseño

Arquitecto: Antonio Palacios Ramilo (1923)

Arquitecto reforma: Carlos Puente (2008)