HOTEL SIDORME FUENCARRAL 52

En una de las zonas de más solera de Madrid, donde comienza a ser peatonal la calle Fuencarral, se levantaba un anciano edificio cuyo primer plano de fachada data de 1863. Su antigüedad, tipología clásica constructiva y su estética que responde a la del edificio del entorno histórico de la capital, supusieron su inclusión en el catálogo de edificios protegidos de Madrid.

La organización estructural original del edificio responde a la tipología constructiva de la época. Las fachadas principales son portantes, como también los son las de los patios y las medianerías. Entre las fachadas se ubican muros de carga lineales conformados por fábrica de ladrillo y pies derechos que condicionaron la  distribución interior final al igual que los huecos de fachada.

El reto al que se enfrentaron los Arquitectos Javier Lampreave y Natalia Meana de SML Global Projects y la constructora Renovak, fue devolverle el esplendor original al edificio mediante una intervención plagada de cariño y dedicación, para transformarlo así en un moderno y confortable hotel de referencia con tecnología del siglo XXI.

Para conseguir este objetivo se tuvo que compaginar un criterio arquitectónico estricto que respetara el alma clásica del inmueble con un cuidado y moderno diseño interior que respondiera a las necesidades de los clientes actuales. Para ello se han recuperado in situ elementos característicos de la época como las contraventanas capuchinas de madera, los balcones de forja, los muros de ladrillo visto en algunas de las estancias, y la escalera principal. En las cubiertas del edificio, que han sido reconstruidas, se han  mantenido las beatas originales y la tan característica teja árabe, permitiendo su disfrute al generar una terraza superior accesible para los clientes. Igualmente se ha potenciado la presencia de los patios interiores mediante un ascensor panorámico con vistas a un jardín vertical.

Desde el punto de vista técnico la intervención realizada ha sido de gran complejidad, debiendo acometer la consolidación o sustitución de su dañada estructura de forjados al 70%, pilares al 50% y cubiertas de madera, a la vez que se mantenían en uso los locales comerciales ubicados en planta baja. Se ha diseñado además un sistema estructural tipo jaula que garantice la transmisión correcta de cargas al no poder actuar en la base de los locales comerciales. La localización del inmueble ha obligado a recuperar el aspecto artesanal de la obra, teniendo que realizar la demolición y muchas de las labores constructivas a mano.

Gracias a la experiencia  de SML Global Projects y de la empresa constructora Renovak se han podido encontrar las soluciones adecuadas a las patologías que el edificio iba mostrando según avanzaba la obra ya que, conforme se procedía a la demolición y saneado interior se descubría la pésima situación de pilares y forjados, que obligaban a su refuerzo o sustitución.

Igualmente valorable es la nobleza de la estructura original que ha aguantado estoicamente el paso de los años y la falta de mantenimiento hasta la llegada de esta rehabilitación integral, que le mantendrá en pie muchos años más.

El resultado de esta intervención quirúrgica es un moderno edificio con un diseño actual muy cuidado que respeta la arquitectura original, sobre el que además se han implantado punteras instalaciones que permiten la mejora en la eficiencia energética reduciendo las emisiones al mínimo.

Por todo ello quedó finalista  a la mejor rehabilitación integral de edificios del año en XII Premios ASPRIMA-SIMA que la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (ASPRIMA) y el Salón Inmobiliario Internacional de Madrid (SIMA) otorgan cada año.

Equipo de diseño

Arquitectos rehabilitación: Javier Lampreave y Natalia Meana

Constructora rehabilitación: Grupo Renovak

Cliente: Sidorme Hotels