IGLESIA DEL ESPÍRITU SANTO DE MADRID

La Iglesia del Espíritu Santo se construyó en 1942 para cubrir las necesidades espirituales de los investigadores del CSIC. Se aprovecharon parte de los muros del Auditorio de la Residencia de Estudiantes (construido por Carlos Arniches y Martín Domínguez en 1931), pues éste había perdido su función específica al desaparecer dicha institución al finalizar la Guerra Civil. Fisac aprovecha la planta rectangular para crear una iglesia de una sola nave cuya volumetría, si exceptuamos el ábside, guarda cierta similitud con el arquetipo de iglesia jesuítica de una sola nave con capillas laterales.

La iglesia es de una sola nave, sin crucero y presbiterio elevado sobre el nivel de la nave, con un único altar sin retablo, destacándolo como el punto noble del templo tanto en el interior como en el exterior. La nave tiene 21 m. de largo y 14 de anchura y está cubierta por tres bóvedas vaídas de hormigón armado con una altura de 18 m. La nave se ilumina mediante seis ventanas laterales bajo los arcos formeros y la gran ventana circular de la fachada.

En el exterior el arquitecto decide mantener las sobrias fachadas de ladrillo que caracterizaron al edificio reaprovechado; se mantienen los dos arcos ciegos laterales y el cuerpo central avanza un poco para destacarse con una sencilla puerta palladiana sobre la que apoya una arquería ciega y el gran rosetón. Una sencilla cornisa y frontón rematan la fachada.

Equipo de diseño

Arquitecto: Miguel Fisac Serna