CASA LEVENE

Richard Levene, arquitecto y fundador de EL CROQUIS, una de las revistas más prestigiosas de arquitectura a nivel internacional, encargó el difícil reto de proyectar “Casa Levene”a su colega de profesión Eduardo Arroyo.

Arroyo da rienda suelta a su creatividad y concibe esta vivienda experimental adaptándola a un bosque centenario ubicado en el Monte Abantos de San Lorenzo de El Escorial.

La idea era no talar ningún árbol. Sin un solo ladrillo y construida en seco, para no dañar las raíces de los árboles ni sus acuíferos los cimientos están hechos con micropilotes hincados en el terreno. La estructura metálica ligera hubo que construirla in situ, que en forma de brazos ocupa el espacio libre que dejan los árboles. Su sorprendente cubierta es de basalto traído de Mongolia.

La vivienda en el exterior desaparece, reflejando el bosque en sus grandes cristaleras.

Distribuida en diferentes plantas para cada uno de los brazos resultantes en el “antibosque”, Arroyo articula los distintos usos buscando la funcionalidad.

Los niños tienen su espacio de juego, su terraza propia y sus dormitorios, con acceso independiente.

Para los adultos, la vivienda se distribuye en medias plantas, y a medida que se desciende vamos encontrando el salón con zona de bar, una cocina-comedor con terraza propia (compartida con una piscina interior climatizada) y finalmente, los dos dormitorios principales, con un gran baño.

Arroyo ideó un interior colorista, diferenciando la zona más privada con paredes y suelos de epoxi en color azul, mientras que para las zonas más sociales escogió el naranja. Muchos de los muebles de la casa fueron diseñados para cada uno de sus espacios.

Equipo de diseño

Arquitecto : Eduardo Arroyo