Arquitecto: Fernando Higueras

“A la mansión de Villaseñor le cuadra bien la denominación de Casa-Estudio que le ha dado su arquitecto Fernando Higueras. En ella reside y pinta Villaseñor desde hace años. No renuncio, sin embargo, a llamarla mansión porque toda ella enseñorea un espacio abierto a la naturaleza, desde el cual la soledad se ofrenda en piedra, y es en piedra engarzada”. Rosa Martínez de Lahidalga, 1992.

“En el pueblo de Torrelodones, en su sierra, tiene Villaseñor una casa hecha expresamente para él por el gran arquitecto Fernando Higueras. La casa es como un cuadro de Villaseñor de los años 60-70, puesto en tres dimensiones, y armonizando absolutamente con la naturaleza circundante”. Antonio Zarco,1990.

Proyectada en 1966, constituye como una continuación de la que Higueras ya había construido para Lucio Muñoz muy pocos años antes. Continuación no sólo física –lindan sus respectivas y amplias parcelas sobre una misma ladera rocosa-, sino también arquitectónica. Manteniendo ese mismo lenguaje de una poderosa dialéctica entre la piedra y el hormigón, con perceptibles aires extremo-orientales, destacando en la de Villaseñor la solemnidad casi megalítica de algunos sillares cortados en una piedra aurífera que bien pareciera traída de alguna ruina medieval… Así la dialéctica con el iluminismo del hormigón queda más resaltada.

La gran amistad que perduraba por esos años entre Fernando Higueras y Manuel López-Villaseñor, determinó que el Proyecto de Casa-Estudio lo maduraran en gran medida en común, de ahí esa acertada y sensible apreciación arriba citada del pintor Antonio Zarco: “La casa es como un cuadro de Villaseñor…”. Pero no deja por ello de ser plenamente una magistral expresión genuina de Fernando Higueras. Y acaso, una de las que mejor conserven el diseño original, pues el propio conservadurismo pictórico del gran pintor que la habitó treinta años, determinó que no hayan existido apenas modificaciones posteriores, manteniéndose incluso hoy ese aire vintage en sus carpinterías y acabados, lo que ha interesado desde el punto de vista escenográfico.

El amplio jardín, que es parte relevante de la Casa-Estudio, buscó integrar la naturaleza autóctona en la arquitectura; imperando el Quercus con la retama, con las jaras y las zarzas. Acaso dulcificado nuestro agreste paraíso con algún rosal, alguna membrillera, o algún esbelto ciprés. Las hiedras sobre la soberbia piedra parecen siempre autóctonas.

Completa la Casa-Estudio el gran salón semienterrado, que se hizo construir posteriormente en una edificación separada. Como un prisma clavado en el granito para captar la implacable y uránica Luz vertical, aunque matizada por la más amable Luz horizontal procedente de un audaz y pétreo patio inglés.

Texto de Javier Manzanera

Más en www.casavillaseñor.es

Imagen: Fernando Higueras (derecha) con el pintor Manuel López Villaseñor en la Casa Villaseñor

S29: 12:30, 17:30h; D30: 12:30, 16:00h

Calle Moreras 18, Torrelodones

VIVIENDA

AGOTADO

Edificio no accesible