Fundación Alejandro de la Sota

1997

Un único espacio de 8 metros de altura, sin tabiques ni ventanas, limitado por 4 muros de hormigón que unen las dos plantas, iluminadas por 4 claraboyas del patio grande y la 5ª del pequeño descansillo sobre la escalera Fue vivienda durante más de 30 años y hace 5, acondicionó su segundo sótano Lola Botia, para mi estudio de arquitectura.

Carece de ventanas que no se echan en falta pues a cambio tenemos una gran superficie de muros, sin tabiques, pero con una espléndida luz cenital y una temperatura ideal casi constante entre 18º y 26º. Sobre la cubierta 1,50 metros de tierra, más cinco claraboyas dobles (de 2X2X5=20 m2), aíslan de temperaturas molestas, ahorrando el 65% de energía innecesaria..

Como en todas las viviendas que hice, una línea horizontal recorre todos los perímetros de sus plantas a 2,10 metros del suelo, que marcan partes superiores de puertas y ventanas que aquí se sustituyen por línea de estanterías para esculturas, libros, etc.

Esta idea me salvó la vida hace treinta y tantos años, en que mi amigo Francisco Nieva, al leerme el tarot, me vio antes de 3 años bajo tierra y con un ciprés encima, al salirme 4 veces consecutivas la muerte. Entonces se me ocurrió este primer rascainfiernos (luego los proyecté para la Zona Zero de Nueva York), planté un ciprés y hoy tiene 18 metros

Visitas
Viernes, 27 de Septiembre
10:00; 11:00; 12:00; 13:00

Localización
Calle de Breton de los Herreros, 66 – 28003 Madrid

Metro 
Linea 10 – Gregorio Marañón

discapacitado Edificio accesible
 
inscripcion_ficha_edificio Inscripción
Cesta de compras