Plantea Estudio

Junto a nuestro espacio de trabajo hemos construido un lugar, un contenedor luminoso y versátil donde albergamos todas las cuestiones complementarias de nuestro tiempo de diseño. Reuniones y presentaciones con clientes, pero también exposiciones de arte y conferencias de arquitectura. Es un espacio dispuesto para las relaciones con los demás, y al tiempo un manifiesto de lo que hacemos.    

Partíamos de un antiguo almacén de ferretería, largo y estrecho, con un solo hueco a la calle. La primera decisión fue abrir un gran «patio» en la parte posterior del espacio, que lo llenaría de luz y proporcionaría una sensación de frescura y tranquilidad. El pabellón y el jardín. Esta no era una posibilidad real, así que la inventamos. Diseñamos un sistema de iluminación LED regulable y homogéneo de 16m2 con una temperatura de luz, y lo instalamos en la parte inferior del espacio, al lado de la pared de ladrillo existente. Luego lo cubrimos con un gran lienzo que colgaba del techo, como un tragaluz. Finalmente dispusimos un pavimento de ladrillo como la pared bajo la luz, y se logró el carácter de un patio.

En la entrada desde la calle, abrimos la puerta lo más posible y construimos un graderío con escaleras que permiten bajar al espacio y sentarnos a descansar o escuchar.

En el centro, otro ‘trompe l’oeil’. Abrimos una gran ventana en la pared y cubrimos el interior con paneles de latón. Elvira Solana, artista local, pintó pájaros y plantas típicas de Madrid.

El resto del espacio se revistió con yeso y microcemento en su color, creando una atmósfera clara en la que el resto de los elementos tomaban valor, como piezas en un museo. El viejo trastero se había convertido en un pabellón de jardín, con una puerta grande, una ventana con vistas y un patio con plantas. 

Visitas
Viernes, 27 de Septiembre
16:00 – 20:00

Localización
Calle de Monteleón, 34 – 28010 Madrid

Metro 
Línea 2/4 – San Bernardo

Cesta de compras